Reflexión sobre el curso MOOC del INTEF sobre la competencia STEM

El curso pasado realicé el curso del INTEF sobre el Aprendizaje basado en proyectos (ABP) y puse en marcha varios proyectos en las “nuevas materias” que nos ha traído la aplicación de la LOMCE en Secundaria. A pesar de la incertidumbre política, todo parece indicar que la ley continuará aplicándose el próximo año lectivo en los cursos pares de Secundaria, con lo que será necesario programar y planificar otras “materias nuevas”, como la Física y Química de segundo de E.S.O. (una separación de materias que está en clara contradicción con la unificación de las competencias en una competencia STEM). Como yo soy profesor de Biología, pensé que necesitaba completar mi formación para afrontar este reto. Escogí el curso del INTEF sobre la competencia STEM porque consideré que era el complemento que necesitaba, por curiosidad y, un poco, por desconocimiento de todo lo que suponía. Incluso convencí a un compañero de Física para que realizara el curso conmigo.

Gracias al curso sobre ABP, ya conocía la metodología de los MOOC del INTEF, una forma de trabajo que me atrae y considero adecuada la actividad realizada, ya que permite aplicar los nuevos conocimiento al desarrollo de un nuevo proyecto personal que se va creando al tiempo que avanza el curso. Además, facilita la socialización, se comparten los proyectos, con lo que se accede a nuevas ideas, coincidentes o diferentes a nuestra visión particular y posibilita el contacto con docentes con nuestros mismos intereses e inquietudes, cosa que no abunda en el claustro de profesores.

En cuanto a los problemas del curso, he de decir que es realmente exigente para el profesor solitario: si no se trabaja en grupo, se deben realizar muchas tareas y reflexiones, abordar puntos de vista desconocidos -para los que puede ser que no estemos totalmente preparados- y crear proyectos que suponen un alto grado de reflexión e implicación. Todo ello se ha debido realizar al tiempo que avanzaba la segunda evaluación de un curso académico sobrecargado de horas lectivas y en el que estaba aplicando los nuevos proyectos ABP programados. La coincidencia del final del MOOC y del final de la segunda evaluación ha supuesto un grado de estrés que me ha llevado a coger retraso en el estudio y la realización de las tareas, lo que ha redundado en una disminución del grado de reflexión y en un trabajo más deficiente. Me he visto a mí mismo como esos malos estudiantes que se lo juegan todo en un sprint final del que no siempre salen bien parados. Esta exigencia también ha llevado a mi compañero físico a tener que abandonar, aunque cuento con él para coordinarnos en la aplicación de lo aprendido en la programación y desarrollo de nuevos proyectos.

Por ello, me gustaría concluir con la recomendación  a los desarrolladores del MOOC de que revisaran el nivel de exigencia de las tareas exigidas en el curso, el número de horas que se supone que requiere, se ampliaran los plazos o que, en su defecto, se replanteen las fechas en que se oferta el curso, de forma que no coincida con el final de una evaluación. Se podría adelantar el curso, comenzándolo durante las vacaciones de Navidad, de forma que se evitaría el estrés del final del trimestre.

Anuncios

Autor: pakosimarro

Profesor de Biología en ESO y Bachillerato. Tutor de Psicobiología y enamorado de la neurociencia. Apasionado de la aplicación de las TIC en educación. Aficionado al running y al senderismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s